Make your own free website on Tripod.com
David Muñoz es

Kokiro

Kokiro (?)

Tosco y desgarbado, proviene de la isla de Kyushu.

Abandonado en el medio del bosque, fue recogido por un granjero cuando sólo era un bebé. El hombre que lo adoptó era un mercenario que había luchado (y sido derrotado) en China. Ahora vivía como un granjero y enseñó eso a su nuevo hijo, al que llamó Kokiro. Aunque el niño era, en un principio, como un animalito salvaje, el padre le enseñó a convivir y pronto le ayudó en los cultivos.

Cuando años después, padre e hijo se emborracaharon celebrando la mejor segunda cosecha de arroz que jamás habían tenido, el padre decidió que había llegado la hora de enseñar a su hijo el manejo de la espada no-dachi.

Un triste día, cuando Kokiro era ya casi un diestro espadachín y versado guerrero, su padre amaneció muerto, devorado por los lobos. Ya nada le unía a aquella tierra, así que Kokiro cogió la espada, algo de comida, y el libro con el que su padre aprendió a cultivar la caña.

En Corea se quedó sin dinero, y empezó a alquilar su espada para conseguir comida. Venció en un torneo al prestigioso espadachín coreano Dai Lung, aunque este aseguró que el combate no había sido válido y por ello juró vengarse de Kokiro; si bien este abandonó el pueblo antes de que llevara a cabo su amenaza.

Su suerte le llevó junto a un ronin japonés, Takeo Shibata al que se unió primero con ciertas reticencias por parte de Takeo, aunque acabó aceptándole ya que a pesar de ser un plebeyo era un buen espadachín, y una conversación amiga en una tierra extraña para ambos.
Kokiro salvó la vida del Lama Dimba zancadilleando al renegado asesino (ver Prisioneros de un Lama).